Viejos son los trapos: mujeres que son ejemplo de vida

Viejos son los trapos: mujeres que son ejemplo de vida

Si llego”. “Si el cuerpo me da”. “Ya no estoy para eso”. Son algunas frases que nada tienen que ver con la frase “viejos son los trapos” y que se suele repetir cuando una persona pasa los 50 años. En el último fin de semana se realizó una competencia de atletismo Másters -desde 30 a 95 años- en la pista sintética de la Villa Deportiva de Mendoza y en ningún momento se notó el paso del tiempo. Al contrario. Atletas de todas las provincias se hicieron presentes con unas ganas tremendas de correr, saltar y lanzar, envueltas además en una actitud de esperanza, salud y ganas de vivir que claramente acompañó la condición física. 
ELLAS fue testigo de este certamen donde concurrieron alrededor de 600 atletas y que permitió los reencuentros de estos alegres amigos en plena competencia. 
En esta nota dialogamos con cuatro mujeres mayores de 80 años que actuaron en lanzamiento de jabalina, pero también en algunos casos, lo hicieron en otras pruebas como lanzamiento de bala y martillo, o los 100 y 200 metros, y saltos en largo y triple. 

Dolores Salazar de CAMP Jujuy (85); Angela Labraña (88) de AMAMET de Mendoza; Magdalena García (84) de CADAV de Buenos Aires y Margarita Zagert (75) de GAMIM, Buenos Aires; contaron sus experiencias con el atletismo y el valor que ellas les dan al deporte. 

El atletismo “es un amor inclaudicable. Un amor que no sé por qué otro amor se podría cambiar”, confió Magdalena García, quien tuvo récord argentino en su época de esplendor como deportista y que compitió en varios torneos internacionales, además de ser fundadora de CADAV, de la Confederación Sudamericana de Atletas Másters y quien fue delegada de la Confederación en el Mundial de Nueva Zelanda en 1981.
Extrovertida y la más alegre, agregó: “Antes de cumplir los 30 consulté ante un grupo de amigos ‘¿qué vamos a hacer después de que cumplamos la edad límite, dónde vamos a ir a tirar la jabalina? ¿Dónde vamos a ir a correr los 100 metros?’ hablamos sobre el tema y con asaditos de domingos se fue armando esto”, señalando a la pista y al gran número de competidores en actividad pertenecientes a asociaciones de la Argentina. 
Tras esta introducción para saber el inicio de esta convocatoria en Mendoza, Margarita Zagert expresó que “el atletismo fue siempre mi felicidad y mi vida, dedicándole mi tiempo libre”, aseguró la jubilada en Profesorado de Educación Física, quien además aclaró que “el deporte siempre fue parte mío. De jovencita practiqué el atletismo pero también hice gimnasia artística, siendo campeona nacional en 1963”.

Pero no todas tienen un pasado vinculado al deporte. Otras mujeres dedicaron su juventud al trabajo, a la educación y a la crianza de sus hijos. Y justamente es el caso de la mendocina Ángela, cuyo hijo José Morales (maratonista) fue quien la incentivó a practicar esta noble disciplina. Acostumbrada a trasladarse en bicicleta pensó que el cuerpo podía y se animó. Nos contó que después de “que se enfermó mi marido dejé. Al cabo de 5 años retomé, y de pura caradura me metí. Es muy lindo”. 
 

 

Mendocina de fierro. Ángela fue “local”, tiene 88 años y compitió en lanzamiento de jabalina./ Gentileza Los Andes

 

En tanto que la jujeña Dolores Salazar, quien aguardó su turno de la entrevista sentada en una silla por su problema de rodilla, agregó: “El atletismo es parte de mi vida. Fue mi marido que después de los 40 comenzó a practicarlo y yo lo seguí. El primer torneo fue en Comodoro Rivadavia, y en el primer lanzamiento de mi vida, logré una medalla plateada. Con los hijos grandes comenzamos a viajar y estuvimos en varios torneos internacionales. Esta es la cuarta vez que venimos a Mendoza”. Y agregó: “Soy jubilada así que todo lo ahorro para el atletismo. Con mi marido (Máximo Velázquez, 88) nos acompañamos, hacemos lo que nos gusta, viajamos juntos y damos gracias que con los años que tenemos podemos seguir haciendo deporte”.
Superaron el “machismo”
Magdalena contó que cuando ella era joven invitó a su mamá a practicar su deporte y “mi papá no la dejó. Su argumento fue que ‘ay claro, vos porque después subís al podio y el viejito viene y te pone la medallita, y besitos acá y besitos allá’. Un fundamento horrible y mi mamá no podía ir ni siquiera a verme”. Por lo que su expresión posterior fue de rechazo contra aquel comentario de su padre.
“Y bueno si en las maratones antes nos gritaban: ‘Viejas, vayan a lavar los platos...eran groseros”, agregó la mendocina que también tuvo sus momentos desagradables. Pero: “nunca les di importancia”, afirmó.
“Yo siempre fui libre totalmente, con mis convicciones mi empuje de pensar hacia futuro. Pasaron 50 años y lo vi así, como lo estoy viendo ahora”, afirmó Magdalena, quien se definió como una rebelde y revolucionaria por ser propulsora del atletismo Másters en el país.
Y sostuvo que “el atletismo cuando se presenta en estos torneos nos une y hermana. No hay machismo, no hay discriminación. Nos abrazamos y lloramos por el reencuentro, yo lo que quería era saber que todavía estás acá, en la pista y con nosotros”.  
Referentes dejan su legado
“Vamos abuela Chela” se escuchó más hacia atrás del sector de lanzamiento de jabalina cuando Ángela Labraña tenía el turno de lanzar. Ella contó con el apoyo de sus hijos y nietas, que estuvieron haciéndole el aguante. Sintiendo el apoyo incondicional de la familia, ella sabe que “algo siempre se transmite. Si yo puedo, ellas también. Sigan el ejemplo de esta vieja de 88 años”.

“Yo les diría a los jóvenes que hacer deporte puede ayudarlos y sacarlos de todo lo malo que está sucediendo en este tiempo”, agregó Margarita, ex docente.
“No sirve decirle a un joven que haga atletismo sino siente el fuego sagrado en el pecho de este deporte”, dijo Magdalena.
Por su parte, la jujeña Dolores Salazar se dirigió a las mujeres más entradas en edad: “El deporte nos ayuda a sentirnos mejor. Si estás bajoneado o enfermo, uno se olvida”.
Estas mujeres, que son ejemplo para las generaciones futuras, obtuvieron medallas de oro y plata en sus categorías. Como ellas, fueron parte las sanjuaninas Margarita Rollan (AMAS), Lidia Vedia y Sara Álvarez (CISAVE), también mayores de 80 que brillaron en las pistas, en las zonas de lanzamientos y saltos.

Hecho histórico

La Asociación Argentina de Atletas Másters y la Confederación Sudamericana de esta categoría nació del pensamiento revolucionario de una mujer. Magdalena García fue pionera en el mundo de la dirigencia dentro de este deporte. Un día, cuando aún estaba en el alto rendimiento, teniendo incluso récords argentinos y títulos internacionales, se le ocurrió algo ‘alocado’ para la época pero que finalmente se hizo realidad.
“De asado en asado, antes del ‘70, se fueron congregando más deportistas. Fue tan fantástica la respuesta que después se fueron enterando de la idea de organizar un grupo de Másters. Eso llevó a sumar a atletas veteranos internacionales de Chile, Uruguay, Paraguay, México y Venezuela y jueces”, confió García, aclarando que se logró un torneo internacional en el ‘80 formándose la Confederación.

 

Fundadora. Magdalena García (CADAV)./Gentileza Los Andes

 

Y agregó: “Ingrid Bornelo, récord en bala y disco en Argentina en el 48’ participó a fines de los 70’ en el Mundial de Hannover por Alemania siendo argentina, y ganó el oro en bala. Y cuando formamos la Confederación Sudamericana, no podíamos dejar pasar que Argentina no tuviera participación en mundiales. Argentina mandó una nota a la WMA en nombre de esta entidad del Cono Sur siendo aceptada con felicidad. Fue entonces que después nuestro país participó con 25 atletas en el Mundial siguiente en Nueva Zelanda”, contó García, quien actualmente es dirigente en el fútbol femenino del club Defensa y Justicia.

 

Por Analía Cuccia Baidal